La Iglesia Católico-Pedófila

Ninguna de las tres mayores religiones monoteistas del mundo

(católica, judía y musulmana),
considera siquiera la posibilidad de que los humanos actúen en nombre de dios en ningún
momento. Más aún, por lo menos la religión católica señala en numerosas ocasiones, que dios
es todopoderoso, lo cual, en lógica formal, elimina de entrada la necesidad de que nadie
viole, torture, actúe o asesine en su nombre.

®

La Iglesia Católico-Pedofila

La aparición de una suerte de “manual del cura pedófilo” y nuevas denuncias por abusos sexuales por parte de sacerdotes en Brasil volvió a poner en escena uno de los secretos más guardados del Vaticano. Las operaciones de Benedicto XVI para ocultar los abusos. Sólo en Brasil, en los últimos años han sido denunciados 1.700 sacerdotes por abusar de niños y adolescentes. La negativa del sacerdocio para los homosexuales, ¿una maniobra de distracción?

El padre Edson Ives dos Santos, que a los 64 años “era un santo varón” para las beatas brasileñas que se postraban ante el confesionario, reconoció que planificaba su aberrante liturgia en base al “Manual del Cura Pedófilo”, un cuadernillo que circula desde hace meses entre los sacerdotes con inclinaciones non sanctas.

En la foto: Berbard Law Arzobispo de Boston, se resguardó en Roma, bajo la protección del Vaticano

El último escándalo de pedofilia sacerdotal ocurrió en Brasil volvió a poner en el centro de la escena una mancha que desde el Vaticano se intenta tapar por los siglos de los siglos. Esté Juan Pablo II o Benedicto XVI al frente de la Iglesia Católica, el tema de tos abusos sexuales por parte de sacerdotes reaparece en todo el mundo y muestra que el primer reflejo de la cúpula vaticana es “tapar todo”.

El escándalo no es exclusivo de Brasil, sino que ha sacudido por etapas en las diócesis católicas de España, Francia, Italia, Alemania, Austria, Polonia, Gran Bretaña, Irlanda, Estados Unidos, México, Costa Rica, Puerto Rico, Colombia, Argentina, Chile… Pero la Iglesia esconde y minimiza este tremendo problema, que no es accidental ni azaroso sino institucional. Y está signado por el encubrimiento.

LA EPIDEMIA DE LAS SOTANAS: Se podría decir que el cielo cayó sobre Brasil, el país con más católicos del mundo y una epidemia de casos de abuso sexual por parte de sacerdotes. Pero lo más grave es que, según el periódico italiano Corriere della Sera, el Vaticano sabía del desmadre de parte de sus filas brasileñas.

Según lstoé, en septiembre pasado, el papa Benedicto XVI envió a Brasil una comisión para investigar las acusaciones que se multiplicaban y se encontró con una decena de sacerdotes condenados por abuso sexual, 40 fugitivos y unos 200 mandados por la Iglesia de Brasil a clínicas psicológicas para ser ‘reeducados”

El número de denuncias revela una realidad más dura que la hallada por la Curia romana: la epidemia de lujuria está extendida en el país con mayor número de católicos en el mundo.

Los enviados papales no podían dar crédito a sus oídos cuando escucharon los pormenores del caso del padre Edson Ives dos Santos, párroco de la localidad agrícola de Alexia, en el estado brasileño de Goiás. Al cura jamás se le hubiera ocurrido la torpeza de abusar de los hijos de las familias adineradas a quienes preparaba para la primera comunión. No quería arriesgarse a arder vivo en el infierno de un escándalo público. Por eso, Edson elegía a sus víctimas entre los indefensos huérfanos del hospicio de la parroquia del Inmaculado Corazón de María, donde daba clase de catecismo. El manual que circula entre los curas pedófilos recomienda iniciar a menores recogidos de la calle y de las comisarías. Según una investigación de la revista brasileña, 1.700 curas —el 10 por ciento de los que llevan sotana en ese país— están siendo investigados por abusar de niños y adolescentes.

El autor de la macabra guía del cura pedófilo es un eminente teólogo, un sibarita que frecuenta los salones de la alta burguesía de San Pablo y, según el diagnóstico que se le hizo a petición del juzgado estatal, un pedófilo con marcados síntomas de narcisismo y megalomanía. De otra forma no se explica que Tarcísio Sprícigo, de 48 años, llevara un recuento manuscrito de sus fechorías. “Me preparo para salir de caza con la certeza de que tengo a mi alcance a todos los garotos (chicos) que me plazca.”

En su relato, el cura añadió: “Para esto soy seguro y calmo, no me agito, soy un seductor y después de haber aplicado correctamente las reglas, el niño caerá en mis manos y seremos felices para siempre”.

Antes de que lo arrestaran, el religioso abusó de muchos pequeños de la calle. Para él, eran los más fáciles de controlar, según escribió en su diario. En páginas que parecen un verdadero manual para pedófilos describió cómo persuadir niños: “Presentarse siempre como el que manda. Ser cariñoso. Nunca hacer preguntas, pero tener certezas. Conseguir chicos que no tengan padre y que sean pobres. Jamás involucrarse con niños ricos”. Sprícigo —que antes de caer preso fue trasladado a una parroquia rural, donde abusó de dos menores más— estaba seguro de sus tácticas. “Soy un seductor seguro y calmo. Basta aplicar las reglas y el chico caerá en mis manos…”, escribió en otras páginas. Y como él hay más. Alfieri Bompani, de 45 años, preso por abusar de niños de entre seis y diez años en una pawela en la que, según él, hacía ayuda social, también se las daba de escritor. El cura, aparte de llevar un diario, estaba terminando un libro de cuentos eróticos basados en sus aventuras pedófilas, las mismas que destrozaron la vida de muchos de los que se acercaron a él en busca de ayuda.

Condenado a 15 años de prisión por violar del niño de cinco años que tenía bajo su custodia, Sprícigo declaró a los jueces que la idea de redactar un manual le surgió de forma espontánea, como una suerte de revelación asentada en la convicción de que “Dios perdona todos los pecados, pero la sociedad nunca!”.

Presumiblemente, el sacerdote aprovechaba los descansos sabatinos para componer el decálogo que incluye entre sus mandamientos la iniciación de chicos “cariñosos, tranquilos, sin bloqueos morales”, y aconseja “recogerlos de la calle, de las comisarías, de los hospitales de caridad”. Inspirados en el evangelio de Tarcísio, otros religiosos descubrieron junto con los placeres camales, el goce de la escritura y de la cinematografía. Otra muestra es el arresto del religioso Félix Barbosa, de 43 años, que fue encontrado recientemente en una orgía de droga y sexo con cuatro adolescentes que había contactado en Internet.

Barbosa grabó la escena con dos cámaras de video apostadas una sobre el televisor, otra sobre un mueble del motel. Posteriormente la policía halló un block de cartas con los relatos eróticos que el cura escribía en base a sus experiencias. Mientras se lo llevaban detenido gritaba que conocía a otros 12 curas que hacían lo mismo que él.

Otro amante de las letras, el sacerdote Celso Morais, de 62 años, regentaba, tras la fachada de un centro de alfabetización, un prostíbulo de menores para el placer de los hermanos de fe. El contenido de sus memorias es tan escabroso que la Justicia las marcó como documento clasificado. Según el Corriere della Sera, otro de los involucrados es monseñor Antonio Sarto, obispo de Barra do Garças, sobre quien pesa una denuncia de abuso por parte de un cura que él ordenó.

LA SANTA INQUISICION: Es la primera vez que el Vaticano moviliza a la Congregación de la Doctrina de la Fe —una institución surgida del extinto Tribunal de la lnquisición— para una indagación de esta naturaleza. La prensa italiana afirma que la Santa Sede se vio obligada a actuar contra sus acólitos al comprobar que no podía seguir ocultando los trapos sucios entre los muros de las iglesias.

Según las investigaciones de la revista Istoé en colaboración con la Universidad Católica de San Pablo, unos 1.700 sacerdotes han sido denunciados en los últimos tres años por abusos sexuales, principalmente de menores. Sin embargo, existen dudas respecto del genuino interés del Vaticano en esclarecer este tipo de delitos, castigar los culpables y evitar su repetición.

Según el periodista y escritor español Pepe Rodríguez, autor de Pederastia en la Iglesia Católica, “el problema fundamental no reside tanto en que haya sacerdotes que ahusen sexualmente de menores, sino en que el Código de Derecho Canónico vigente, así como todas las instrucciones del Papa y de la curia del Vaticano, obligan a encubrir esos delitos y a proteger al clero delincuente. En consecuencia, los cardenales, obispos y el propio gobierno vaticano practican con plena conciencia el más vergonzoso de los delitos: el encubrimiento”, dice Rodríguez.

El padre Alherto Athié Gallo, que fue víctima de abusos por parte de sacerdotes en su juventud, explica que “dentro de la estructura jerárquica de la Iglesia, existe una especie de consigna generalizada respecto de la forma como debe enfrentarse esta problemática, manera que, cuando empieza a presentar sobre todo, desde el momento en que surge a la luz pública, se aplica sistemáticamente particular silos implicados son autoridades personajes considerados importantes para institución eclesiástica)”.

El padre Athié señala que las mismas le canónicas, que interpretan estas conducta como pecados secretos, prescriben procedimientos que tienen como finalidad evitar escándalo y amonestar al pecador, llevando políticas pastorales que se traducen en cambiar a los transgresores de parroquia, de diócesis y hasta de país. Aun los documento más recientes del Papa tienden a conservan esta política de la reserva, del secreto y de la exclusividad de juicio reservada a la Congregación para la Doctrina de la Fe, obligando todos los episcopados del mundo a informar, bajo absoluto secreto, de los casos de abuso sexual protagonizados por sus clérigos.

La respuesta de Roma ha sido minimizar los señalamientos, cambiar de diócesis a los presuntos abusadores y sospechar sistemáticamente de las víctimas por hacer públicos los ataques sexuales. Entre las primeras investigaciones acerca de estos asuntos y las evasivas de las cúpulas eclesiásticas están los trabajos del periodista Jason Berry, quien a medidos de la década de los ‘80 hizo reportajes sobre el abuso sexual de rigos en Louisiana. En 1992 publicó el libro Lead us notinlo Temptation. Catholic Priests and the Sexual Abuse of Children (No nos pongas en tentación. Sacerdotes católicos y el abuso sexual de niños y niñas). Jason Berry y Gerald Renner publicaron recientemente en español una nueva obra: Votos de silencio. El abuso de poder durante el papado de Juan Pablo H. En ese libro, Berry y Renner contabilizaron que durante el último medio siglo se presentaron casi 11 mil quejas por abuso sexual; los destinatarios fueron 4.392 sacerdotes en Estados Unidos.

El tema se mantuvo en secreto varias décadas, pero las demandas millonarias finalmente trascendieron a los medios y el tópico fue inocultable. Los montos de las indemnizaciones lo dicen todo: “Las víctimas han recibido unos 572 millones de dólares en daños, además de los 85 millones de dólares que la arquidiócesis de Boston decidió pagar a las 540 personas que la demandaron por los abusos sexuales de los curas”. Mientras tanto, el ex titular de la arquidiócesis de Boston cuando explotaron los escándalos, arzobispo Bernard Law (foto arriba), señalado de proteger a los abusadores, está a buen resguardo en Roma y al frente de una importante basílica.

FUGA HACIA DELANTE: El sacerdote español Aquilino Bocos, actual superior general de los Misioneros Hijos del Corazón de María (claretianos), en declaraciones al semanario católico Vida Nueva, reconoció que la Iglesia Católica ha sido “remisa” a la hora de “condenar, aplicar medidas eficaces e impedir que se puedan repetir” los abusos sexuales de los sacerdotes, y que siguió “una política de silencio y ocultamiento de los hechos” por el deseo “de mantener limpio el prestigio de las instituciones” y llevada por su “tradicional misericordia hacia los culpables”.

El más reciente intento de fuga hacia adelante tras el escándalo de los abusos de menores por parte de sacerdotes brasileños ha sido la filtración de un nuevo documento que cierra las puertas del sacerdocio a los homosexuales. De esta manera, la Iglesia está intentando cambiar el eje de la discusión, tratando de distraer la atención de sus propios escándalos sexuales.

El texto, preparado por la Congregación para la Educación Católica y divulgado prematuramente por la organización italiana Adista, dice que aun respetando en lo individual a los homosexuales, la Iglesia no puede admitir al seminario ni a las órdenes sacras (diaconato y sacerdocio) a quienes practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o sostienen lo que se llama la cultura gay.

En el documento, cuyo contenido se filtró a los medios en al menos tres ocasiones, la Iglesia ratifica su tesis, que distingue entre los actos homosexuales y las tendencias homosexuales. Los primeros, dice el documento, son pecados graves, intrínsecamente inmorales y contrarios a la ley natural. Las tendencias son objetivamente desordenadas.

Según el texto, cada seminario debe poder pronunciarse en cuanto a la madurez emocional de los aspirantes y sobre su aptitud para respetar la regla de la castidad. En caso de duda seria —dice tajante el texto—, no deben recibir las órdenes sagradas.

El texto responsabiliza al consejero espiritual de asegurarse de que ningún candidato presente desórdenes sexuales incompatibles con el sacerdocio. Si un aspirante es homosexual activo, el director espiritual debe disuadirle para evitar que solicite ser ordenado. El texto de la Iglesia sostiene que si la homosexualidad fue un problema transitorio propio de las dudas de la adolescencia, se exige a los aspirantes haberlo superado desde al menos tres años antes de solicitar su ordenación como diáconos, la etapa previa al sacerdocio.

En su libro La cara oculta del Vaticano. De Ratzinger a Benedicto XVI: el Papa Inquisidor, la escritora Sanjuana Martínez, dice que el Pontífice rechaza al clero rosa, pero lo oculta en clínicas repartidas por todo el mundo, en donde se les aplica una política de choque que consiste en retiros espirituales encaminados a devolverlos al redil de la heterosexualidad, o más bien, de la abstinencia sexual.

La escritora afirma que el Papa ha lanzado una auténtica cruzada contra los homosexuales: lleva años persiguiéndolos, y para ello ha impuesto filtros, destinados a localizar a los gays desde los seminarios. La escritora consideró que la Santa Sede “está obligada a explicar ante los millones de católicos por qué protege a pederastas, así como los casos de malversación de fondos, porque la Iglesia, además de ser una institución opaca, ha sido escenario común de actos de corrupción” .

LOS CASOS ARGENTINOS
La iglesia argentina tampoco estuvo inmune a los casos de abusos sexual por parte de sacerdotes. El caso del Padre Grassi que ya fue elevado para juicio oral, parece calcado de los casos brasileños. Maccarone en Santiago del Estero tuvo que renunciar cuando fue filmado durante una relación íntima con un remisero de 23 años. Otro caso fue el del Arzobispo de Santa Fe, Edgardo Storni, acusado de supuestos abusos sexuales contra seminaristas. La conducta de Storni había sido investigada por el Vaticano pero nunca se conoció el resultado del sumario. La periodista Olga Wornat en su libro Nuestra Santa Madre dá detalles de los abusos del arzobispo.

Padre Grassi E. Storni C. M

Publicado por Sonia Maria

Sonia Maria Sanchez, Sor Maria del amor hermoso. A los 12 años mi madre, una beatorra integrista, por dificultades económicas, decidió hacerme monja. .... A los 14 fuí violada por mi guía espiritual, el hoy obispo José Maria Moralini; actualmente, después de dejar los hábitos tras tener que remangarmelos a la fuerza me siento libre. Ahora, poso, a veces desnuda, y lanzo un mensaje a las víctimas de abuso sexual. Sor Sonia os dice que su cuerpo es el mejor instrumento para comunicar que la belleza, es un don celestial. Bien se sabe que la vida da muchas vueltas. En mi caso, de 24 años, se puede decir que mi vida dio, quizás demasiadas vueltas, tantas, que me mareaba después de cada orgasmo. De niña asistía diariamente a la iglesia. Hace mas de 8 años que ingresé a un convento de Mèjico, cerca de la capital, porque mi mas fervoroso deseo era ser monja. Ahí fuí abusada a diario sexualmente por el que consideraba mi padre espiritual quién, despues de dejarme embarazada, consiguió la ayuda económica del vaticano para provocarme el aborto. Tras varios años mas en el convento, un verdadero foco de sadismo, lesbianismo y violaciones por gente adinerada y por nosotras mismas. Había tanto vicio, que la única virgen que quedaba, era la de madera. Dos hermanas que se negaron a esta depravación, no tuvieron tanta suerte y, tras ser vendidas a la mafia de la prostitución satánica, yacen sus cadaveres en algún lugar del norte de Mexico. Así que, hace poco, decidí abandonar el convento y mi vida tomó otro rumbo. Este cambio de vida, sin embargo, no habría sido noticia. Hace unos meses contacté con el fotógrafo italiano Roberto Maglio, conocido por sus campañas de denuncias, a veces muy controvertidas, y tomé una decisión que sí sería noticia, es decir, posar para un calendario desnuda como tantas actrices o modelos. En entrevista telefónica a Noticieros Telepixa, afirmé que mi única intención es lanzar un mensaje fuerte a los moralistas, por un lado, y a todas las víctimas de abusos sexuales, por parte del Clero. El fotógrafo Roberto Maglio comentó, por su parte, a Noticieros Telepixa, que a través del cuerpo desnudo de Sor Sonia, quiere comunicar que hay que respetar a las mujeres y mirar su belleza en forma pura porque no somos animales. En el 2002 su calendario Madonne, es decir vírgenes, en el que aparecían 12 mujeres desnudas en escenas provocantes inspiradas en la vida de Cristo, casi le valió la excomunión, aunque también en esa ocasión afirmó que el sentido de su calendario había sido mal interpretado porque sus imágenes no querían ser blasfemas, sino al contrario, querían comunicar la inocencia, el sufrimiento y la desesperación

21 comentarios sobre “La Iglesia Católico-Pedófila

  1. Monseñor Tomasi, observador ante la ONU, en declaraciones reveladoras de la intención de continuar con estas prácticas de parte de la Iglesia, dijo que hay 40 millones de casos de abusos de niños en el mundo y que sólo una minoría es responsabilidad de la Iglesia. Que todo esto la dañaba y que la Santa Sede sólo es responsable del territorio de la Ciudad del Vaticano, donde viven 36 niños, según la Congregación para la doctrina de la Fe, en 2011 y 2012, bajo Benedicto, unos 400 sacerdotes perdieron su condición de curas, la pena más grave del derecho canónico, por abuso de menores. Esta congregación funciona como una justicia interna. Hasta ahora ningún obispo fue sancionado por encubrimiento.

    La Iglesia es el bastión de los pedófilos, reprime la sexualidad y alienta la perversión en todos sus aspectos, como parte de la regimentación de las relaciones humanas dentro del régimen social de explotación.

    La ONU archiva informes tras informes sin accionar sobre la apertura de los archivos y la condena a los culpables. Tarea que queda en manos de las organizaciones socialistas y de las mujeres que combaten contra este régimen social y su Iglesia.

  2. Treinta y cinco años de Concordato con la Iglesia… la burla continúa.

    En las últimas fechas, el derecho de las mujeres a decidir acerca de su embarazo ha encendido enconados debates que parecían cerrados. Y que no deberían estar de otro modo en una sociedad civilizada.

    Sin embargo, el gobierno del PP no solo trabaja incansablemente para saquear lo público y entregarlo a sus amigos, al parecer en clara componenda de corrupción organizada que se remonta ya a dos décadas. Además de lo anterior, se pretende imponer el ordeno y mando en las conciencias ajenas. En este aspecto subyace el enorme peso que todavía posee el catolicismo (léase superstición religiosa) en nuestra sociedad.

    Así, recientemente se han cumplido treinta y cinco años de uno de los mayores escarnios legislativos que ha sufrido la nación española: el llamado Concordato.
    Estos acuerdos se firmaron en el Vaticano, seis días después de la entrada en vigor de nuestra Constitución, en evidente chalaneo de fechas, para conferirles apariencia de constitucionalidad.

    Pero nada más lejos de la realidad. El articulado venía fraguándose desde 1976 entre políticos vinculados a la Asociación Nacional Católica de Propagandistas y representantes del Vaticano. Una burla intolerable.

    Imaginemos que España decide firmar un Tratado internacional con Arabia Saudí. Si, por una parte, negociasen representantes árabes y, por otra, miembros de la Asociación de Propagandistas del Islam… ¿no resultaría una mofa difícil de soportar? Pues eso, exactamente eso, es lo que sucedió entre España y la iglesia católica con motivo del Concordato.

    Además, y lamentablemente, aquellos acuerdos no eran más que el lavado de cara del Concordato de 1953, y conviene señalar que esto significó reconocimiento internacional para un régimen dedicado a asfixiar libertades y asesinar a miles de disidentes. A su vez, el Vaticano, sin el menor empacho en suscribir pactos con un régimen que encarcelaba y mataba, se negaba a ratificar la Declaración Universal de Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

    A cambio de este comportamiento, a mi modo de ver, absolutamente indigno, la iglesia católica obtuvo amplios privilegios que mantuvo también después de 1979, tales como el reconocimiento de personalidad jurídica civil y plena capacidad de obrar de todas las órdenes, congregaciones e institutos religiosos, la inviolabilidad de lugares de culto, la imposibilidad de su demolición sin ser antes privados de su carácter “sagrado”, la asistencia religiosa en hospitales, prisiones y cuarteles, el reconocimiento de efectos civiles al matrimonio canónico, el compromiso estatal de cooperar con la iglesia en sus actividades de asistencia o beneficencia, la existencia de tribunales eclesiásticos cuyas sentencias adquieren eficacia civil, etc.

    Habría que dedicar varios artículos para denunciar la peculiar financiación de la iglesia católica y el mantenimiento con dinero público de sus edificios privados que, dicho sea de paso, no pagan IBI pese a la extensión ciclópea de muchos de ellos … pero, posiblemente, la hipoteca más gravosa con la que nos toca pechar se encuentre en el área de la enseñanza.

    Aunque, afortunadamente, la religión no constituye asignatura obligatoria, el Estado se ve obligado a garantizar que se imparta en centros públicos. La “broma” cuesta millones de euros al año. Esta sangría la pagamos entre todos, mientras que la jerarquía católica es quien escoge caprichosamente a los profesores y los despide por motivos tan peregrinos como vivir en pareja, irse de copas, etc.

    Por el contrario, entiendo que la formación religiosa ha de ser un asunto confiado a las familias quienes, libremente, pueden dirigirse a la parroquia, mezquita o sinagoga, donde sus hijos recibirán una formación religiosa sin que suponga, como hasta ahora, una hemorragia para el bolsillo del contribuyente.

    Y en fondo de esta problemática lo que subyace es el afán de la iglesia por controlar la vida pública y conservar unos privilegios insostenibles. Y son insostenibles porque la religión católica no solo se encuentra sumida en el descrédito y la indiferencia, sino que ya ni es la mayoritaria. Ha sido ampliamente superada por el Islam.

    Así, hasta es posible que, en España y en estos momentos, haya más “practicantes” reales del credo musulmán que del católico. De hecho, entre la minoría decreciente de españoles que se declaran “practicantes” casi nadie cree la totalidad de los dogmas (virginidad de María, purgatorio, etc.). Puede que, de hecho, no crean ni en uno solo. Y eso suponiendo que los conozcan.

    De manera que resulta absolutamente ridículo seguir manteniendo una ficción. Algún gobierno, más pronto que tarde, debe denunciar el Concordato y articular una nueva normativa ajustada a la razón y a la realidad. Este paso no lo dará el actual gabinete, pero resultará injustificable que un gobierno de izquierdas mire para otro lado en la próxima legislatura.

  3. Sic transit gloria mundi. La multinacional más antigua del mundo occidental, sigue siendo de las más grandes. Y el negocio sigue siendo el negocio y una cosa es lo que dicen que se hagan y otra lo que ellos hacen. ¿Alguien recuerda no se que casos de pedofilia en la ciudad de Granada? Sucedió en el viejísimo año 2015 con el apoyo del Arzobispo, al cual el Papa actual prometió colgar por sus partes, pero no sé, lo mismo es que no tiene.

  4. Hola. Hacer daño a un niño aprovechándose además, escondiéndose detrás del símbolo que se representa es aún, si eso cabe, más cruel, más cínico, más bárbaro. Con las manos llenas de sangre de tanto interrumpir inocencias y confianzas, no creo que exista una comunidad más contaminada que la Iglesia católica.
    El Papa Francisco está haciendo lo todos temían, lo que nadie se atrevía, eso no significa que el cáncer se haya extirpado pero aprecio un esfuerzo, también lo es develar la realidad del Banco del Vaticano, la arrogancia de Curia romana y todas las descaradas posiciones de poder llevando la cruz en la mano ¡Oraciones y perversiones!
    Saludos,
    Scarlet

  5. Reblogueó esto en «Comienzo de 0».y comentado:
    –¡Malditos sean!
    /-/
    […] El autor de la macabra guía del cura pedófilo es un eminente teólogo, un sibarita que frecuenta los salones de la alta burguesía de San Pablo y, según el diagnóstico que se le hizo a petición del juzgado estatal, un pedófilo con marcados síntomas de narcisismo y megalomanía. De otra forma no se explica que Tarcísio Sprícigo, de 48 años, llevara un recuento manuscrito de sus fechorías. “Me preparo para salir de caza con la certeza de que tengo a mi alcance a todos los garotos (chicos) que me plazca.”
    En su relato, el cura añadió: “Para esto soy seguro y calmo, no me agito, soy un seductor y después de haber aplicado correctamente las reglas, el niño caerá en mis manos y seremos felices para siempre” […]

  6. “Los Dioses no existen, tan solo son seres poderosos venidos de los mundos lejanos de fuera de la Tierra, el conocimiento de estos hechos y de su intervención en la evolución del hombre, nos hacen libres del miedo que les tenéis sus servidores”
    (Platón)

  7. Non capisco molto quello che scrivi e non ho traduzione buona.
    ‘Podemos’ che bello!
    La Chiesa ha sempre protetto e sempre proteggere questi ‘uomini del Signore’ vergognosi perchè di tanti casi tantissimi sono in silenzio.
    Ti ringrazio della tua simpatia. Molti auguri

    sherazade de Roma 🙂

  8. Por si no lo sabéis, el Arzbispo pedófilo de Granada, sigue siendo el arzobispo, y estamos en julio, el Papa dijo que de febrero no pasaba, claro que no dijo el año. Y se rie del juez que es un gusto. ¿Por qué será?

  9. Curas; Pederastas y violadores.
    Musulmanes: terroristas, asesinos.
    Protestantes: mercenarios, quieren lucrar con la religión.
    Judíos: si decís algo sos nazi. Cuidadito.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: